Mi nombre es Alexandra pero me suelen llamar Alex.

Graduada en Ciencias del Trabajo y Recursos Humanos y trabajando en esta misma rama desde hace 15 años.

Actualmente estoy cursando una Formación Hatha Vinyasa Flow Yoga de 200 horas.

Coach Transpersonal titulada, cursado en 2017.

Formación en Programa MBSR (Mindfulness basado en la Reducción del Estrés), en diciembre 2016.

Mi recorrido en el desarrollo personal comenzó por la Meditación. Empecé a interesarme en ello prácticamente por necesidad más que por curiosidad. Estaba en un momento de mi vida agitado mental y emocionalmente, me sentía bastante pérdida porque no sabía muy bien lo que me sucedía y empecé a realizar meditaciones. Los beneficios se empezaron a notar enseguida y simplemente el hecho de sentarme cinco, diez, quince…minutos conmigo misma, a escucharme, a sentirme, a hacerme ese regalo cada día, me fueron aportando una cierta paz interior que me hacía sentirme mejor día a día.

Una cosa llevó a la otra y en cuanto conseguí tener algo más de tiempo libre, comencé con el YOGA. Había probado alguna clase pero no había sentido lo que verdaderamente significaba. Hace casi dos años, después de probar una maravillosa clase con una profe que me enganchó, no pude dejar de practicar hasta este momento, asistiendo a talleres, clases con diferentes profesores y ahora formándome como profesora de Yoga.

Hace un año realicé la formación de Mindfulness (MBSR) y me dio otra visión de la meditación, hoy más conocido como Mindfulness o Atención Plena, y me di cuenta de como a través de estas sentadas o tumbadas de reconocimiento corporal, puedes llegar a conocerte aún más, poniendo mucha consciencia sobre el estado en el que se encuentran tu cuerpo y tu mente y dándote cuenta de que a través de la gestión de tus emociones, puedes evitar determinadas situaciones de estrés o tensión.

En enero de 2017 comencé la formación de Coaching Transpersonal la cual me aportó un enfoque diferente de la vida, vista desde la consciencia y la responsabilidad. A través de esta técnica puedes llegar a conocerte profundamente, descubriendo tus miedos y el cómo enfrentarte a ellos, y sacando a la luz tus fortalezas, que te guiarán a lo largo de tu vida.

El Yoga y el Coaching fueron para mí un descubrimiento, un regalo que la vida me ofreció. Son mi medicina, corporal, mental y espiritual. A mí me aportan equilibrio y consciencia. Equilibrio de mis emociones y consciencia sobre la realidad, sobre quien soy, sobre lo que quiero y lo que está en mis manos para ir hacia ello. A cada persona le puede aportar algo distinto, dependiendo de lo que necesites en ese momento en el que comienzas a practicar, en el momento que comienzas un proceso o en cada momento de la vida.

¿Te animas a experimentar con tu ser?